Reflexologia Podal - Kobido

Vaya al Contenido

Menu Principal:

Reflexologia Podal

Terapias


¿Qué es la Reflexoterapia?
 
Se trata una técnica milenaria muy agradable, que consiste en la aplicación de un masaje muy específico en ciertos puntos reflejos de los pies (Reflexología Podal), las manos (Reflexología Manual) y el cráneo (Reflexología Craneal) principalmente, mediante el cual estimulamos el mecanismo autocurativo del propio organismo, favoreciendo así el equilibrio y la sanación de la persona.
 
 
La Reflexoterapia, o lo que una gran mayoría de personas conocen como Reflexología "traducción literal del inglés de Reflexology", es una técnica ancestral de reequilibrio cuyo origen se ubica en oriente, en China; y de antigüedad incalculable, remontándose a más de 5.000 años. Esta técnica era también conocida y practicada por los egipcios, existiendo un grabado en el que se observa la práctica de la misma.
 
 
Actualmente, esta técnica terapéutica está siendo utilizada cada vez por más personas que la han descubierto y conocen su eficacia. En los pies se halla reflejado el cuerpo y todos los sistemas orgánicos o funcionales, así mediante un reconfortante masaje que actúa de forma precisa sobre las determinadas zonas reflejas, podemos llegar a recuperar la salud, la armonía y el bienestar físico, psíquico y emocional.
 
 
La Reflexoterapia es una técnica holística, es decir, trata a la persona en su totalidad y no por partes, teniendo en cuenta tanto el aspecto físico como el mental y el emocional que conforman al ser humano y que no pueden separarse. ¿Te imaginas a una persona sin cuerpo?, ¿sin pensamientos? ¿sin emociones? Impensable ¿verdad?. Es por eso que la Reflexoterapia cuida de todos estos elementos para que se encuentren en ese estado de perfecto equilibrio que es el que nos otorga la salud integral y, por ende, nos hace estar bien con nosotros mismos y con los demás.
 
 
Generalmente el Reflexoterapeuta se centra en los pies, los cuales nos hablan de las personas, de su carácter, de sus miedos, de sus dificultades, de sus aptitudes, etc. Para ilustrar mejor este tema ver el artículo publicado por mí en la Revista Espacio Humano titulado "Los Pies también hablan" que incluyo a continuación.
 
 
Como comentaba anteriormente, recibir un masaje reflejo es muy agradable. El concepto que antaño se tenía de que era una técnica que causaba dolor, ha sido hoy en día completamente desterrado. Las terminaciones nerviosas con las que trabajamos se encuentran tan sólo a un milímetro de la superficie de la piel, por lo que no es necesario en absoluto incidir o presionar más allá de lo que el paciente tolere; es por tanto este último quien va dirigiendo al terapeuta según su umbral de tolerancia. Lo normal, como queda demostrado por los innumerables tratamientos realizados, es que la persona se sumerja en un estado de total relajación y disfrute durante el tratamiento; sensación que durará durante varias horas después de finalizado el mismo.
 
 
Además, si realizamos sesiones de mantenimiento una vez solucionado cualquiera que fuese el desequilibrio que nos hizo acudir al terapeuta, conseguiremos mantener ese estado de paz interior, equilibrio y bienestar en nuestra vida, que nos ayudará a enfrentar mejor los desafíos que se nos presenten cada día, a tomar las decisiones más adecuadas y a relacionarnos mejor con nuestro medio y, por supuesto, con nuestros semejantes.

 
 
 
Regreso al contenido | Regreso al menu principal