Masaje de Belleza Kobido - Kobido

Vaya al Contenido

Menu Principal:

Masaje de Belleza Kobido

Terapias


MASAJE DE BELLEZA KOBI-DO

El Masaje Facial Japonés, por su eficacia, delicadeza y asombroso efecto rejuvenecedor, estuvo reservado durante siglos, exclusivamente para la familia imperial y miembros de la realeza. Freno al proceso de envejecimiento, mejor oxigenación y nutrición de las células de la piel, con resultados visibles desde la primera sesión.

Ahora a llegado al mundo occidental ¨KOBIDO¨, y una marca de cosméticos emplea su denominación como nombre comercial. En realidad Ko significa antiguo, Bi significa belleza y Do significa camino, por tanto, Kobido es el antiguo camino a la belleza.  En nuestro centro Shi-tai utilizamos la denominación de Masaje de Belleza Kobi-do. 

El masaje de belleza Kobi-do ayuda a rejuvenecer y reparar el tejido facial, previniendo y reduciendo el impacto del proceso de envejecimiento y liberando la energía y la tensión bloqueada en los músculos faciales y del cuello. Es un masaje rápido y rítmico, que estimula los nervios faciales, llegando hasta las células de la piel, beneficiando y aumentando la circulación sanguínea, el flujo linfático, distribuyendo nutrientes y eliminando toxinas, impurezas y células muertas de la piel, para centrarse en la condición de la piel, los músculos subcutáneos y la energía vital. Es el tratamiento natural más efectivo para mejorar la condición de la piel del cuello y de la cara, además retrasa y minimiza el proceso de envejecimiento. 

Una técnica multiefectiva

Efecto reductor y corrector: del mismo modo que el ejercicio reafirma y tonifica el cuerpo, el Masaje Facial  de Japonés fortalece y tonifica la musculatura facial ayudando a prevenir la flacidez y las arrugas.

Efecto radiante: aumenta el riego sanguíneo de la piel, favoreciendo la eliminación de células muertas, aumentando la luminosidad, dando un aspecto saludable y una sensación fresca y juvenil del aspecto de la piel. También incrementa el aporte de nutrientes más eficientemente, reduciendo y ralentizando los signos visibles del envejecimiento.

Efecto terapéutico: el Masaje Facial Japonés incrementa la temperatura de la piel facilitando la liberación de toxinas profundamente fijadas, a las que los limpiadores no alcanzan. Al aumentar la temperatura se activa el sistema linfático, lo que le permite transportar y eliminar más eficientemente las bacterias y las toxinas de las células de la piel.

Efecto regulador: con esta técnica se aumenta la capacidad de la piel para retener la hidratación, creando una barrera emoliente contra la evaporación.

Efecto relajante: el Masaje Facial Japonés libera las contracturas del tejido muscular, permitiendo una buena irrigación sanguínea por toda la superficie del rostro. Esto aporta oxígeno y nutrientes hasta las células de la piel, como el colágeno y la elastina principales promotoras del rejuvenecimiento de la piel. Únicamente cuando la circulación sanguínea se ve mejorada, las células de la piel pueden repararse y rejuvenecerse por sí mismas.

Historia del Kobido y orígenes

El Masaje Facial Japones, está firmemente vinculado a la Medicina Tradicional China, cuyos orígenes se remontan a los tiempos del Emperador Huan-Di (2698 al 2598 a. C.).  La medicina Tradicional China, está constituida por varias disciplinas: Chi Kung (ejercicios para la mejora y mantenimiento de la salud), Fitoterapia, (tratamiento del cuerpo a través de plantas), Moxibustión, (tratamiento del cuerpo con la combustión de compuestos de hierbas), Acupuntura, (Tratamiento del organismo mediante punción con agujas) y Masaje; que además de trabajar el aspecto físico de la persona para mantener y mejorar su salud, busca preservar en equilibrio el flujo de energía por todo el organismo, por medio de los denominados meridianos, ríos de energía que recorren el cuerpo, transportándola a todos los rincones del organismo. El equilibrio de este flujo energético evita  la aparición de la enfermedad.

La Medicina Tradicional China se introduce en Japón y el Masaje Facial Japonés es una variación de las diversas especialidades introducidas desde China. El Masaje Facial Japonés fue creado -en principio-como una terapia, ligado al concepto de la salud y no simplemente  con fines estéticos. Se dice que nació en Japón en 1472, como tratamiento para los samurais a fin de potenciar su fuerza, no obstante, empezó a demostrar logros increibles en el campo de la estética y la emperatriz lo eligió como su tratamiento personal de belleza. La belleza para los antiguos, suponía el conjunto de una apariencia joven, vital, luminosa y saludable. 




 
 
 
Regreso al contenido | Regreso al menu principal